Entrevista a Luis Masilla

/ marzo 28, 2017/ Entrevistas

La EIMIA (Escuela Ingeniería Minera e Industrial de Almadén) está ahí.

Muchos pasamos al lado de ella casi sin darnos cuenta de su importancia, de lo que significa para un pueblo “pequeño” cómo el nuestro tener una universidad. Pero si, “Peritos”, cómo es conocida popularmente en Almadén, es un Centro universitario y , además, con mucha historia y alcurnia. Para conocerla un poco más a fondo he quedado con Luis Mansilla, otrora director de la Escuela de Ingeniería de Almadén.

Mientras que recorro los pasillos camino del aula donde nos hemos citado, no puedo dejar de pensar la cantidad de gente que ha pasado por ellos. La inmensa mayoría ahora son graduados, ingenieros, doctorados…lo que me hace sentir admiración por la constante labor docente que se realiza “a la vuelta de la esquina” de nuestras casas. Y ante uno de esos docentes me siento ahora…

“En esta escuela me han faltado muy pocas cosas por hacer: alumno, secretario, subdirector, director…alguna vez he tenido que abrir la puerta por distintos eventos. ” ante mi mirada atónita me confiesa que pocos puestos de la escuela le ha faltado por ocupar. Estoy ante una persona que ha visto evolucionar la escuela, nuestra escuela, en las 4 últimas décadas, por lo que es una autoridad a la hora de hablar sobre el pasado más reciente “creo que la escuela se ha adaptado perfectamente a los tiempos que corren. Con 240 años de historia se han vivido aquí muchas vicisitudes. La escuela que yo conocí a finales de los años 70 del siglo pasado en plena transición estaba con muchas ganas de cambio por la época que vivíamos. Ese cambio se produjo en España y también en la escuela, que ha evolucionado a la par de esta. Hoy en día está perfectamente equipada, al mismo nivel que otras de nuestro mismo rango a nivel nacional e internacional. El profesorado también ha evolucionado mucho existiendo gran cantidad de doctores” el máximo nivel de estudio que hay en la escuela me aclara “los edificios, la preparación de todo el personal…en general es una escuela que desde el punto de vista docente/investigador está bastante sana y con muy buenas perspectivas de futuro cómo indican los ranking en los que figura la universidad.”

Tengo muy buenos recuerdos de mi etapa de estudiante. Coincidí con un grupo de gente fantástica con el que todavía tengo mucha vinculación 40 años después” preguntado por algún recuerdo en concreto en principio titubea pero pronto aflora una sonrisa que indica que ya ha elegido uno: “El primer año de universidad, por ejemplo, los alumnos novatos formamos un buen grupo y tuvimos la capacidad de ganar las elecciones para elegir el delegado de la escuela, que normalmente era elegido entre los de tercer año. Recuerdo la época de la transición, con huelgas en Madrid, encierros…momentos que se estaban viviendo en toda España y que aquí se vivieron también” preguntado sobre si la escuela se convirtió en una vanguardia intelectual dado la zona tan alejada en la que está Almadén: “Desde que se creo la escuela siempre ha sido la vanguardia en Almadén por que aquí han venido los mejores en el ámbito de la minería y cuando pasa a ser una escuela politécnica también en el industrial. Almadén siempre ha tenido la suerte de ser muy cosmopolita por la visita de gente de todos sitios que han llegado a la escuela y la mina. En esa época se estaba viviendo un despertar en toda España que nos tocó vivir estando en la universidad donde todo se vivió con bastante intensidad.

La escuela es importante para Almadén en muchos sentidos, eso sin duda “La escuela es uno de los baluartes que tiene Almadén, y su comarca. Incluso de zonas cercanas cómo Córdoba y Extremadura. Estamos ante una escuela con un museo que es visitado por miles de personas cada año, aquí se celebran multitud de ponencias …” interrumpo para comentar que también tiene un monumento en su interior “también, en su propio interior. La aportación cultural es enorme, pero también la científica con profesores de altísimo nivel. La escuela ha sido y es una pieza clave en el desarrollo de Almadén.” Preguntado más específicamente por el impacto económico de la universidad en el pueblo “los datos están ahí, son públicos. La escuela puede fluctuar en su número de alumnos (actualmente son cerca de 400) pero la plantilla de profesorado (aproximadamente 40), la de administración y servicio se mantiene (unas 15 personas) pero más importante que la cantidad exacta hay que valorar también que es una población activa y muy cualificada. Gran número de nuestros estudiantes viaja generando en el entorno de Almadén un importante movimiento económico y social: desplazamientos, alojamiento, manutención …lo mismo ocurre con el profesorado que es personal titulado.” Mi cara debe de ser elocuente por que se me da un dato más para remarcar la importancia económica de la escuela en Almadén. “Actualmente no lo tengo cuantificado, pero, cuando era director, la escuela era el segundo recurso económico de Almadén, sólo por detrás de la mina.” “El número de alumnos varía bastante…” expone Luis cuando le interrogo sobre la bajada de estos que ha sufrido en los últimos años y si están haciendo algo en concreto para intentar aumentar las matriculaciones “unos años tienes 400, otro 450…cambia mucho según distintas variantes: el sitio, el tipo de estudios que impartes, el entorno, el apoyo institucional, la duplicación de carreras, la situación económica… Por ejemplo con la crisis ha bajado mucho el número de construcciones a nivel nacional. Ya no se hacen carreteras, puentes u otras infraestructuras…como hace 10 años por lo que es normal que los alumnos busquen otras vías por la crisis que hay en el sector. Nosotros trabajamos mucho para atraer nuevos estudiantes: el año pasado hubo más de 70 visitas de profesores a distintos institutos para dar a conocer la universidad, campamento de verano de geología para estudiantes de ESO y bachillerato , conferencias, propaganda, carteles…llegamos a ir a los institutos cuando terminan los exámenes de selectividad para informar. Como decía Don Quijote, hemos topado con molinos de viento.  A nosotros nos pasa lo mismo por todos los hándicaps que he comentado pero no nos faltan ganas y voluntad para derribarlos.”

Retomo una frase anterior, referente a la gran cantidad de ponencias que se dan cada año en la universidad “La escuela es un ente vivo y un referente a nivel de educación. Sin ir más lejos la semana pasada ” (por principios de marzo) “se organizó unas jornada universidad-empresas en las que se trajo a la escuela al mundo empresarial para preparar a nuestros alumnos de cara a su futuro trabajo. La semana que viene hay otra jornada relacionada con el profesorado de Primaria, ESO Bachillerato y Ciclos Formativos para establecer contactos y puntos de encuentro con los profesores que forman a nuestros futuros alumnos. En verano se pretende organizar el III campamento de Geología y Minería para los estudiantes de bachillerato, otro curso de verano sobre energías renovables…en julio  se celebra el  CCXL aniversario  de  la escuela… se va  a organizar en el mes de septiembre el XVII Congreso Internacional sobre el Patrimonio Geológico y Minero (al que ya nos han confirmado asistencias desde Inglaterra, Portugal, Ecuador y de toda la geografía española)…gran número de actos, eventos y ponencias que se me ocurren a bote pronto y sin entrar en viajes de prácticas de alumnos, exposiciones…”.

Todo esto contrasta mucho con un pensamiento generalizado que parecen llevar por  bandera muchas personas y que, como se nos demuestra, es totalmente falso: “La escuela de Almadén está viva. Casi todas las actividades que te acabo de comentar son públicas, es decir, pueden participar todos los que quieran ,como a ello invitamos siempre, pero la universidad es mucho más que eso. Durante la ceremonia de entrega de diplomas de Santa Barbara, la Secretaria de la escuela lee la memoria de todo lo que se ha realizado durante el último curso académico: decenas y decenas de ponencias, comunicaciones de profesores que presentan trabajos a congresos, documentos y proyectos de investigación… La escuela no son solo los alumnos como se pretende hacer creer. No hay que olvidar que aquí tenemos, algo bastante desconocido, el Instituto de Geología Aplicada de Castilla la Mancha con varios investigadores trabajando a nivel nacional e internacional con otros investigadores que vienen, incluso desde otros países, a trabajar en nuestros proyectos. La escuela se dedica a la docencia, a la investigación, a vinculación con el territorio…” leyendo estas palabras el lector no podrá percibir la pasión con las que son dichas. Los gestos y la voz que las acompañan no hacen sino acrecentar el sentimiento de que estamos ante un hombre que disfruta de verdad con su trabajo y cree en lo que dice.

“La escuela está viva”

Sin duda, como acabamos de ver “y desde ella se trabaja muy duramente para que siga así. Pero necesita “sangre” y esa sangre nos viene dada por los organismos superiores que son los responsables directos de que sea así: Consejería de Educación de la Junta de Comunidades y el Rectorado de la Universidad de Castilla-La Mancha.  Por  que  con  la historia ,por si sola, no se vive. ” Hemos estado hablando sobre lo que aporta la escuela al pueblo, muchísimo como hemos visto en el aspecto económico y cultural, pero ¿que le aporta, o podría aportarle, el pueblo a la escuela? “Lo primero que habría que hacer es conocer mejor la Escuela. Hay mucha gente de aquí, muchísima, que desconoce cuantos laboratorios tenemos, lo que aquí se hace, o incluso lo que aquí se puede estudiar y lo primero que deberían hacer es conocerla, creer en ella y en el trabajo que se realiza para así tener la capacidad de defenderla. Hay muchísima ignorancia para con la escuela: aquí hay conciertos, conferencias y muchos actos como hemos comentado antes que son públicos, y la gente de la calle no viene. A pesar de la enorme vida cultural que hay en la escuela no la conocen cuando podrían ser los mejores embajadores de ella.”

Puede que meta el dedo en la llaga con la siguiente pregunta que le hago a Luis, pero, ¿hasta que que nivel es culpa de la misma escuela que la gente de Almadén no la conozca? “La escuela se abre constantemente a los ciudadanos de Almadén. Otra de las actividades que hacemos son jornadas de puertas abiertas para que los padres de los chicos que están en el instituto puedan venir a conocer las instalaciones, el ambiente, el profesorado…Teniendo 2 institutos con unos 50 o 60 alumnos en total que están cursando segundo de bachillerato es muy triste que en esas jornadas apenas te vengan 2 padres a conocernos. Los años en los que hizo FERCOAL (feria de la comarca de Almadén), la escuela puso un stand informativo para acercar ésta a la sociedad de la comarca.. Las personas que más visitan el museo que tenemos aquí son estudiantes de primaria y secundaria y algunos turistas pero muy poca gente de Almadén. La escuela está presente en medios de comunicación, tiene página web, Facebook…dando la información sobre lo que hacemos pero parece que la gente tiene miedo a cruzar las puertas y preguntar “¿Qué estáis haciendo aquí?”. Seguramente nosotros también tendremos parte de culpa pero no será por que no intentamos informar a la gente. ”

El tiempo ha pasado volando. Los alumnos ya están esperando a Luis para empezar la siguiente clase por lo que no queda más remedio que despedirse.

Mientras que hago algunas fotos para acompañar la entrevista me invade de nuevo el sentimiento de admiración pero también uno de culpa. Vivo a escasos metros de la escuela y me apasiona la historia de Almadén y en verdad apenas conocía nada de la labor que en ella se hace. Y, asumiendo mi parte de culpa, es cierto que no he ido nunca a visitar las instalaciones, ver el museo o informarme. ¿Hasta que punto llega la responsabilidad de todos nosotros por no cuidar un bien tan preciado como es NUESTRA universidad? Cada uno deberá responder esa pregunta por si mismo pero mientras que recorro los vacíos pasillos oigo en las clases el murmullo de profesores y alumnos y un pensamiento viene a mi mientras percibo una tiza escribiendo sobre una pizarra…

“la escuela está viva y, entre todos, debemos ayudar a que siga así”

 

Eduardo Manuel García

Contrareloj

Una frase: “Todo lo que no crece de la tierra hay que sacarlo de ella”

Un color: rojo

Una película: “Manhattan” de Woody Allen

Un libro: “El enviado del Rey” de Manuel Lozano Leyva

Un deporte: Fútbol, baloncesto, natación…

Una comida: Potaje o caldereta

Un referente humano: Casiano del Prado

Un artista: Picasso y músicalmente los Beatles

Una virtud: constancia

Un defecto: Ser excesivamente “machacón”

EIMIA (Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén)

Imagen 1 De 5

EIMIA (Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*